Editorial
Analgesia postoperatoria personalizada
Personalised postoperative analgesia
2022;2:106-107. DOI: 10.20986/mpj.2022.1031/2022
Servando López Álvarez1
1Hospital Abente y Lago. Complexo Hospitalario Universitario A Coruña
Recepción: 9 junio 2022
Aceptación: 9 junio 2022
Publicación: 3 noviembre 2022
Resumen
El dolor agudo postoperatorio es un problema bien definido en el que llevamos muchos años trabajando diferentes profesionales sanitarios, con la finalidad de disminuir su prevalencia. Sin embargo, a pesar de conocer su origen y las vías de transmisión de la nocicepción seguimos sin dar una solución adecuada y la prevalencia del dolor postoperatorio ha cambiado poco o nada en los últimos años.
Palabras clave: Analgesia, dolor agudo postoperatorio
Abstract
Acute postoperative pain is a well-defined problem on which different healthcare professionals have been working for many years, with the aim of reducing its prevalence. However, despite knowing its origin and the routes of transmission of nociception, we still do not have an adequate solution and the prevalence of postoperative pain has changed little or not at all in recent years.
Keywords: Analgesia, acute postoperative pain
Artículo Completo

El dolor agudo postoperatorio es un problema bien definido en el que llevamos muchos años trabajando diferentes profesionales sanitarios, con la finalidad de disminuir su prevalencia. Sin embargo, a pesar de conocer su origen y las vías de transmisión de la nocicepción, seguimos sin dar una solución adecuada y la prevalencia del dolor postoperatorio ha cambiado poco o nada en los últimos años.

Queremos ser líderes en la gestión del dolor, pero a veces olvidamos que gestionar es alcanzar metas, lo que implica identificar problemas y proponer soluciones. Desconocemos los motivos por los que nuestro amplio catálogo de soluciones para el tratamiento del dolor agudo postoperatorio no consigue un control óptimo del mismo. El gran cambio está por producirse y solo tendrá éxito acumulando sinergias y corrigiendo errores del pasado.

Llevamos muchos años hablando de estructuras organizativas de gestión del dolor, de la utilización de herramientas adecuadas para su evaluación, de la necesidad de un correcto seguimiento, de mejorar la formación de los profesionales implicados en el tratamiento del dolor, de la importancia de equipos multidisciplinares y estrategias multimodales y muy poco de la implicación activa del paciente en la gestión de un fenómeno tan complejo y subjetivo. Nosotros mismos creamos falsas expectativas a los pacientes con milongas como “cirugía sin dolor” u “hospital sin dolor”, cuando nuestra misión debería ser, entre otras, informar y educar a los pacientes, aunque esto requiere de tiempo, mucha empatía y liderar la coordinación y planificación de los equipos asistenciales.

Hay palabras que suenan muy bien y de tanto repetirlas deberían estar más interiorizadas en los profesionales de la salud. Estamos lejos de esa realidad cuando nos creemos que somos equipos multidisciplinares. En la mayoría de las ocasiones es una media verdad, no solo no existe el equipo, sino que tampoco existe una buena cohesión e incluso pugnas por el liderazgo. ¿De verdad todas/os sabemos lo que es una estrategia multimodal? Creo que existen demasiadas dudas, porque cuando analizamos las estrategias analgésicas que reciben nuestros pacientes, en muchos casos no hay combinaciones sinérgicas, hay ausencia de pautas de analgesia de rescate o incluso pautas de analgesia a demanda.

Es necesario romper todas estas inercias y establecer verdaderos cambios en pacientes, profesionales e instituciones para optimizar con éxito el complejo problema del dolor postoperatorio. Hay evidencias y recomendaciones fuertes referentes a las estrategias analgésicas, pero no siempre las aplicamos de manera adecuada en nuestra práctica clínica. La mayoría son recomendaciones muy genéricas, cuando el cambio debería producirse individualizando estrategias anestésicas y analgésicas en función de las características del paciente y su estado físico. Deberíamos tener en cuenta el tipo de procedimiento, el abordaje quirúrgico, la experiencia del equipo asistencial, las preferencias de los pacientes y el contexto donde se van a aplicar dichas estrategias.

Abogo por estrategias analgésicas personalizadas, una medicina centrada en el paciente y con participación de este. Ese será el momento de aplicar todas nuestras habilidades técnicas, conocimientos farmacológicos y de comunicación, incluida la psicología, al servicio del tratamiento del dolor. Entonces estaríamos iniciando el camino del cambio real. La amplia bibliografía al respecto nos ha hecho pensar que todo había cambiado, pero la práctica diaria nos devuelve a la realidad, todo sigue igual. Hagamos realidad lo que dice esta canción “cambia lo superficial / cambia también lo profundo / cambia el modo de pensar / cambia todo en este mundo... y así como todo cambia / que yo cambie no es extraño”. Un cambio que nuestros pacientes lo agradecerán, porque siempre es mejor un “menú a la carta” que un “menú del día”, y es posible, con compromiso e implicación, ofrecer analgesia con una estrategia personalizada y según la mejor evidencia científica disponible.

Nuevo comentario
Comentarios

03/11/2022 10:00:04
Buena reflexión sobre el tratamiento del dolor. Desde luego así se debería hacer


Bibliografía
Contenido no disponible.
Multimedia
Contenido no disponible.
Instrucciones para citar
López Álvarez S. Analgesia postoperatoria personalizada. MPJ. 2022;2:106-107 DOI: 1020986/mpj20221031/2022


Descargar a un gestores de citas

Descargue la cita de este artículo haciendo clic en uno de los siguientes gestores de citas:

Métrica
Este artículo ha sido visitado 785 veces.
Este artículo ha sido descargado 57 veces.

Estadísticas de Dimensions


Estadísticas de Plum Analytics

Compartir
Valoración del lector:
Valora este artículo:
Los artículos más leídos
16 abril 2024
Revisiones
Esperanza Regueras, Ignacio Velázquez, Luis Miguel Torres
20 mayo 2021
Artículo Especial
Esperanza Regueras Escudero1, José López Guzmán1
1Universidad de Navarra. Pamplona
5 abril 2021
Revisiones
Borja Mugabure Bujedo1, Miguel Marín Paredes1, Deiene Lasuen Aguirre2, María Luisa Franco Gay2
1Unidad del Dolor. Servicio de Anestesiología, Reanimación y Tratamiento del Dolor. Hospital Universitario de Donostia. San Sebastián, 2Unidad del Dolor. Hospital Universitario de Cruces. Barakaldo